4. may., 2018

EL PAISAJE PERDIDO

Gaviotas que regresan después de un largo invierno.

Las calles tan antiguas.

Los perros andando por un sendero prohibido.

 

Recuerdo aquel nombre,

que aún ahora me asusta.

(El silencio es la morada de los pobres).

 

Me dices que la tristeza es sólo para los cobardes,

que sólo los que cantan poseerán la tierra.

 

Hay todavía un puente tardío,

que salvará nuestras almas,

aunque tú ya no preguntas nunca por los árboles.

 

Es el paisaje perdido que busco entre las sombras.