7. ene., 2018

LA TRISTEZA

La tristeza es una playa larga con ojos de relámpago.

Su voz trae los ecos de poemas antiguos,

que recitan los ríos y se llevan los vientos.

Tiene pozos malditos y cárceles sin ángeles.

 

Los trenes ya no paran en la estación de siempre.

 

La tristeza es tan lenta, tan frío su rostro de madrugada,

tan profunda su espada clavándose en la noche.

 

Hoy sabe que es domingo,

que la ciudad ha perdido su magia y su luz,

que los rostros queridos ya no me acompañan

en aquel huerto lejano donde habita el amor.

 

Hoy sabe que los trenes se han llevado el mar.