25. dic., 2017

HUYEN DE MÍ

Huyen de mí los bosques frondosos,

la luz que nace en el olvido,

el recuerdo de las tardes con su yedra,

el aroma de los paisajes indecisos.

 

Huye de mí todo lo que he amado,

la certidumbre de mis pasos se vuelve opaca.

Lo que he sido se lo llevó la noche impetuosa,

la furia de las cenizas, el viento imbatible.

 

Huyen de mí las palabras y sus ecos,

la música pálida del otoño,

el ardor de la juventud, la espada rutilante.

 

Huyen de mí todas las cosas:

las que he visto,

las que no veré,

las que soñé en aquel jardín incierto.

 

Huyen de mí la lluvia de la infancia,

aquellas calles de rostros insondables,

el último canto del pájaro en su jaula,

la breve mirada del ocaso.

 

Huye de mí el poema desconocido y el alma ingrávida,

y se quedan la soledad y el silencio.