23. dic., 2017

LA SOLEDAD DE LAS CUMBRES

Prefiero la soledad de las cumbres

al rugido de la ciudad y sus cárceles.

Prefiero caminar lentamente por valles

que tener en mis manos una rosa marchita.

Prefiero dibujar un paisaje en la arena

que descifrar un sórdido misterio.

Prefiero el silencio de la noche

a las voces que no tienen rostro.

Prefiero un solo día en el mar

que mil luces efímeras en el destierro.

Prefiero andar descalza por los sueños

que habitar con la muerte en el relámpago.