1. nov., 2017

LA OSCURIDAD Y EL DESIERTO

Han llegado la oscuridad y el desierto.

Estaba previsto.

Lo habían anunciado voces agoreras,

los oráculos del invierno,

los vaticinios de la noche.

Han llegado con la espada del miedo,

del absurdo, de lo inverosímil,

invocando derechos inalienables

y mentiras sin cauce.

Han llegado tras las lluvias torrenciales,

en mitad de una tormenta que cruza el infinito.

Han llegado disfrazados con la piel de cordero,

con el rostro del pobre,

con la mirada del niño.

Han prometido bosques y montañas,

paraísos sin tregua,

rosas sin descanso,

amaneceres convictos.

 

Han llegado la oscuridad y el desierto

y Dios se ha retirado lentamente.