21. oct., 2017

CATALUÑA IV

                                                          El sueño de la razón produce monstruos.



Hay un mañana detrás de las montañas,

un ciervo herido que busca el horizonte.

 

Me iré de este país surcado por el miedo,

por la noche voraz, por la espada del odio.

 

Hay un mañana escrito con sabor a muchacha,

un otoño que pugna por abrirse camino.

 

Me iré de este país con nostalgia de muerte,

con cadenas de fuego, con mentiras sin precio.

 

Hay un mañana que vibra en esta luz incipiente,

una huella que rastrea el sendero.

 

Me iré de este país de ciudades inhóspitas,

de voces malditas, de silencios cómplices.


Me iré porque me espera un mañana tras el largo desierto.