14. oct., 2017

CATALUÑA

Pensar en otra cosa:

en la lluvia fértil,

en el azul diáfano,

en el pobre que mira al cielo buscando una respuesta.

Pensar en otra cosa.

Limpiar el alma de turbios presagios.

Pensar que hay un jardín más allá de la tormenta,

que hay alguien que me espera tras este sueño,

que el mar no se ha callado,

que aún tienen algo que decir los desheredados,

que oiré los gritos que brotan de las piedras.

 

Pensar que hay algo cierto oculto en esta noche,

que hay fuego en los rescoldos de las cenizas,

que el sendero no se acaba porque nadie lo cruce,

que las voces no se apagan aunque el cielo oscurezca.

 

Pensar en el paisaje que llega lentamente,

en el amor que está bajo las ruinas.

 

Pensar en otra cosa que no sea la guerra.