17. ago., 2017

MATAR ES FÁCIL

Matar es fácil,

sobre todo si se tienen las manos agrietadas y ásperas

y el corazón envenenado.

Matar las ilusiones del pobre,

que aspira a cumbres más altas.

Matar la esperanza del guerrero

que lucha por ganar la batalla.

Matar los sueños

que buscan otras galaxias.

Matar el amor que nace junto al río.

Matar el canto de los pájaros

que anuncian la mañana.

Matar las voces que se visten de muchachas.

Matar la alegría del que encuentra un tesoro.

Matar la risa ingenua

con el polvo y la ceniza.

Matar la luz que queda después de la tormenta.

Matar los paisajes que se construyen los días de bochorno.

Matar al caminante que todos llevamos dentro.

Matar es fácil,

sobre todo si se tienen el puñal y el veneno.