24. jul., 2017

ME FUI AL DESIERTO

Me fui al desierto,

muy de mañana,

con la maleta vacía y el alma llena de nubes.

Me tapé con una manta

para que el sol no me diera,

para que nadie me viera.

Me fui al desierto,

muy de mañana,

cuando el río era todavía un sueño,

y los árboles, promesas.

Cuando el paisaje era una sombra

y el rocío, una esperanza.

Me fui al desierto,

muy de mañana,

cuando tu voz era un eco

y tu casa, el horizonte.

Cuando el amor era hoguera

y tu rostro, mi quimera.