1. jul., 2017

AMOR MÁS FUERTE QUE LA MUERTE

He vivido noches pletóricas de luz y antiguos cantos

de los héroes extraños y lejanos.

Dicen los viejos que aún hay duendes escondidos en los bosques,

que en algún lugar arde una llama de un fuego inextinguible,

y que el miedo se ha hundido en aquel lago.

 

He vivido noches pletóricas de magia y de fulgor,

en que los campos verdeaban al son de las trompetas,

los sueños ardían tras los ojos de un niño,

los castillos se inclinaban ante un paisaje azul.

 

He vivido noches de esplendor,

antes, mucho antes del diluvio y el llanto,

antes, mucho antes del sudor y el cansancio,

Antes, mucho antes del dolor y la piedra.

Cuando todavía no pesaban los recuerdos

y el amor era más fuerte que la muerte.