25. jun., 2017

EL MIEDO

Tengo que ser yo. Yo misma.

No de otro,

ni del viento, ni de la mentira, ni de la astucia.

Arrancar la verdad a los árboles que habitan en mis venas.

Dejar que el río se desboque

en mil voces que lleguen hasta el cielo.

Ser yo,

despojándome de líneas y de urdimbres secretas,

de números que acosan,

de rostros que me cercan.

Tengo que ser yo,

aunque a veces me mire en el espejo

y el miedo me devuelva la mirada.