16. abr., 2017

UN HORIZONTE EN RUINAS

Lo siento.

He medido mis palabras para no surcar heridas,

Ni dejar tu corazón clavado en la noche turbia,

Pero aún así no he conseguido nada.

Tu pelo alborotado lo confirma,

Tus ojos sin mañana,

Tus manos herrumbrosas.

 

Un horizonte en ruinas.

Eso es lo que soy,

Ahora que mis palabras no pueden alcanzarte,

Ni derribar ese alto muro que separa tu vida de la mía.

 

Lo siento,

Aunque tú ya no me oigas,

Aunque ya sean otros tus paisajes,

Aunque tus besos habiten otros labios.

 

Partiré hacia otra luna,

Donde tu rostro no sea mi condena,

Donde tus calles no estén en mi ciudad,

Donde tu lluvia no moje mi espalda,

Y un jardín brote en el silencio.