2. abr., 2017

DE UNA ARIDEZ EXTRAÑA

De una aridez extraña,

De un polvo, como juez implacable,

De una noche inescrutable,

De un laberinto sórdido,

De un sueño cruel,

De un páramo que no cesa,

De un oscuro presagio,

De un latido persistente,

De un naufragio sin orillas,

Del espejo ineludible

Del grito apremiante,

De la sombra inquietante,

He huido a los montes,

A lejanas ciudades,

Al olvido de la fuente,

Al relámpago efímero,

Al tesoro oculto en un corazón ingrávido,

Para habitar el misterio y su victoria.