19. feb., 2017

COMO UNA NOCHE VORAZ ENTRE TUS OJOS

Como una noche voraz entre tus ojos,

Como un jardín de labios y de otoños.

Como una tenue luz entre mis dedos.

Aspiro el aire turgente,

El nombre sin ocaso,

El pálido recuerdo.

Un hombre regresa del desierto

Y encuentra su corazón ocupado

Por madreselvas y ríos,

Por huracanes y selvas,

Mientras una música desvela el misterio

De los espejos, del eco, del insomnio.

Hay espías entre las sombras,

Hay ortigas galopando entre las nubes,

Hay un invierno más largo que los puentes,

Hay manchas que surgen de improviso

Y llenan de dolor el horizonte.

Hay huellas indelebles que vienen de otros astros,

Primaveras que sueñan con niños sin zapatos.

Y nadie me despierta de este sueño,

Nadie me avisa del incendio,

De este absurdo incendio

Donde habitan monstruos y fantasmas.