22. ene., 2017

EL GIGANTE

He visto descender de las cumbres heladas

Un gigante con las manos de acero,

Las fauces desencajadas

Y en la espalda un saco de culebras.

Saltaba por los estanques,

Bajaba hasta el fondo de los lagos,

Robaba los sueños que habitaban en los bosques,

Asaltaba muros de altas torres,

Destruia todo lo que hallaba a su paso:

Astros, jardines, ciudades, plazas y castillos.

Sembraba amargura y dolor

Por dondequiera que pasaba,

Pero se quedaba absorto e indefenso

Ante la luz temblorosa que irrumpía entre los árboles.