8. ene., 2017

CANCIÓN DE DESPEDIDA

Seguramente os deje. Os deje para siempre.

Cuando vengan las lluvias, tal vez de madrugada.

Tal vez estéis dormidos y el viento no pueda despertaros.

 

Me alejaré en silencio,

Desandaré el camino y miraré por vez última

Las aves volando bajo un cielo estrellado.



Hoy no sopla la brisa y el mar está muy lejos.

 

Os echaré de menos en esta casa fría y lóbrega,

Donde el eco retumba y solamente hay espejos.

 

Seguramente os deje, así, de súbito,

Como un rayo en la noche.

 

Sin esperanza alguna, me quedaré

Sin vuestras risas, sin vuestras voces,

Que tanta compañía me hacían en el bosque.

 

Seguramente os deje, os deje para siempre.

Ahora que nadie me mira

Y siento que mi alma se pierde entre las sombras.