27. nov., 2016

TE ESPERO

Te espero en los últimos versos de un poema,

Cuando la tristeza asoma por la puerta

Y se oyen las quejas del alma.

 

Te espero, aun a riesgo de olvidarte,

En las calles que pronuncian tu nombre,

En la luz que se esconde, tímida y fugaz, tras los árboles,

En este mes frío y despiadado.

 

Te espero en los semáforos

Y en las líneas ocultas de aquel rostro

Que amarillea por los suburbios despoblados de la noche.

Te espero más allá de las voces que me dicen que ya es tarde,

Que las promesas que hiciste fueron vanas y pueriles,

Que los montes nos separan

Y los ríos se han callado para siempre.

 

Te espero, por encima de las dudas y el silencio,

Aunque se haga eterna la espera,

Y no haya más que polvo en mi camino.