13. nov., 2016

VER EL RÍO SURCANDO TUS MANOS

Ver el río surcando tus manos,

Ver el mar a través de tus ojos.

Vislumbrar el último rincón de tu alma.

Entrar en tu rutina,

Conocer tus calles y tus sombras,

Saber de tus miedos y tus lobos.

Recordar la belleza de tus tardes.

Pasear abiertamente por tus laberintos

Donde habitan monstruos y quimeras.

Ser tu dueña

En el abismo y en la soledad.

Ser tu paraíso sin fronteras,

Volar por tus montes y tus cumbres,

Ahuyentar los fantasmas de tus sueños,

Aprenderme el nombre de tus héroes,

Jugar contigo una mañana errante.

Y una noche, cuando el mundo está dormido,

Ponerme tu chaqueta y tu sombrero

Antes de que me pille la tormenta.