5. nov., 2016

EL SILENCIO

Más fuerte que el olvido es el silencio,

porque nadie sabe dónde se oculta,

y su poder se extiende como el mar y el abismo.

 

Más fuerte que el olvido es el silencio,

porque late entre las sombras,

y araña cruelmente el corazón,

perdido en el desierto.

 

Más fuerte que el dolor es el silencio,

que encadena al alma y la golpea,

abandonándola en la niebla y en el lodo.

 

Más cruel que la traición es el silencio de los otros

o el del bosque,

el de los pájaros que huyen sin esperanza,

el del invierno, o tal vez el de la muerte.