22. oct., 2016

DÉJAME

Déjame,

En la calle donde me viste por vez primera,

Sentada en aquel banco,

Volcada en la lectura de algún libro insospechado.

Déjame,

Con mis dudas y silencios,

En aquel sendero que descubrimos

Una tarde de aromas y esperanzas.

Déjame,

Con mis heridas y mi cansancio,

Que yo veré la luna,

Más lenta que los barcos

Al entrar en la ensenada.

Déjame,

Que, en tu ausencia,

Preguntaré al mar por qué te has ido.