22. sep., 2016

OTOÑO

Es otoño en las ciudades, en los parques, en los bosques.

El crepúsculo araña el cielo,

Y un árbol cuajado de rocío

Se quiebra en mil pedazos.

Ya no es tiempo de soñar amaneceres,

Ni de envidiar a los amantes en la noche.

Es el tiempo del olvido y de la sombra.

De la queja, del aullido, del temor embalsamado.

Es el tiempo del desconsuelo y del fracaso.

Se acabaron las lunas llenas y las rosas pálidas.

Ya no queda nada en el arcón.

Se lo llevó todo el tiempo absurdo y decrépito.

Las princesas lloran en sus palacios,

Porque las han encerrado en una torre,

Y han soltado a los viejos de las cárceles.

Es otoño,

Y el mar ha llegado de repente.