16. sep., 2016

QUE PASE EL TIEMPO

                               Estos días azules y este sol de la infancia

Que pase el tiempo.

Déjalo que pase.

Que las rosas que cortaste

Estén mustias y ajadas.

No importa que tus noches estén vacías,

Y la gente por la calle no te reconozca.

No importa que tus sueños de entonces

No sean más que polvo y ceniza.

Que pase el tiempo.

Déjalo que pase.

No te turbe el vertiginoso ritmo de las horas,

Que, como el mar, acaban regresando siempre.

Que este otoño repentino y silvestre,

Con su hojarasca y su abismo,

Te devuelva los recuerdos azules,

Que dormitan en el umbral de tu alma.