5. sep., 2016

EL TÚNEL

Me gustan tus manos suaves,

Ese mar sin fondo que son tus ojos,

Tu voz de bosques frondosos,

Tu alma abierta a todos los caminos,

Cuando ríes y estallan chorros de luz,

Que apagan todas las dudas.

Renacen sueños cuando me adentro en tu mirada,

Por la que navego sin barco y sin espada.

Naufrago en tu corazón

Donde no hay crepúsculo ni hondonadas.

Se abren las ventanas de tu casa

A la lluvia y al amor de madrugada.

Pero es de noche todavía,

Y me espera un túnel sórdido y sombrío.