1. sep., 2016

LOS SUSURROS DE LUIS ALBERTO

Los susurros de Luis Alberto me dan dolor de cabeza.

No entiendo ese afán por indagar

En la vida íntima de otras personas,

Ni ese querer ser siempre el centro de atención.

Es vulgar y anodino,

Sube las escaleras como los gatos,

Las gafas siempre las lleva sucias,

Y hay demasiado rincones en su casa.

No entiendo a Luis Alberto,

Aunque tengo su retrato en el armario

Y me muero por uno de sus suspiros.