17. ago., 2016

LA FURIA DEL MAR

Sueños prohibidos,

Gigantes en la sombra,

La soledad que envenena,

El día que deambula sin coraza,

El absurdo que se rebela

Porque no tiene un ángel que le guíe.

Hay calles que se incendian,

Y plazas que lloran solitarias.

Hay muertos que andan descalzos,

Y mendigan un poco de esperanza.

El mar está furioso

Porque esta noche no he ido a visitarle.