21. jul., 2016

LAS ZARZAS Y LAS ESPINAS

Es difícil reconocerse en los sueños,

que el tiempo ha marchitado,

O en el espejo que refleja, sin ambages,

las arrugas y el frío de los años.

Es difícil contestar aquella carta,

Que alguien escribió desde el destierro,

Y ahora nadie sabe dónde está.

Es difícil olvidarse de esos muertos,

Que nos miran desde los retratos.

Es difícil recobrar esas calles,

Que el viento ha arrasado impunemente.

Es difícil rechazar la nostalgia,

Cuando llega cargada de recuerdos,

Y se abre camino entre las zarzas y las espinas.