9. jul., 2016

COMPRAR TODOS LOS ÁRBOLES

Alcanzar la gloria efímera de los astros,

Esa que se vende a bajo precio en los suburbios,

O que se exhibe, impúdica, en las subastas.

Esa gloria maldita a la que aspiran los truhanes en sus fechorías,

O el fingido mohín con que recibe el clamor el artista, ya viejo.

Esperar a los barcos que llegan con sus truenos,

Recibir con alharacas a los magnates de una multinacional,

Comprar todos los árboles y no plantar ninguno.