23. jun., 2016

Nadie te dijo adiós

Nadie te dijo adiós.

Nadie.

Ni los vagabundos sedientos de mar,

Ni los frágiles e inconmovibles juncos.  

Ni la noche con sus espadas.

Nadie te dijo adios,

Aunque dejaste tu huella bordada en una estrella

Y tu voz la repiten los ríos

Y la canta la luz cada mañana.

Nadie te dijo adiós,

Pero los árboles ya no cuentan historias de amor,

Ni duermen los ángeles en la vereda.

Tu despedida naufragó, como un beso en la tormenta.

Dejaste abandonados tu retrato, tu abrigo y tu niebla.

No te llevaste nada,

Porque el frío no sabe de equipajes,

Y el dolor no necesita acompañante.

Nadie te dijo adiós.

Nadie.

Solo perdura tu sombra, tu fantasma, tu recuerdo.