18. jun., 2016

La soledad

La soledad es alta y lenta.

Por sus pasillos estrechos deambulan, impunemente, especies de toda índole.

Fría, como la piedra,

Muestra su rostro para que se escondan la lluvia, los pasajes, los recuerdos.

Su mirada escruta los rincones más turbios,

Donde anidan el rencor y la sospecha.

La soledad amanece,

Con insistencia,

Por detrás de los muros,

Por detrás del silencio,

De la lucha enconada entre el viento y los árboles.

La soledad entre la gente,

Entre las risas,

Entre semáforo y semáforo.

Desnuda,

Vigilante,

Irreversible.