31. may., 2016

El destino

 Hoy, el destino ha venido a visitarme,

Con sus ojos de náufrago batiendo el mar,

Su boca de exabruptos y agüeros,

Y el corazón de desechos y avatares.

Ha subido los peldaños de mi torre,

Y ha dejado una carta en el vestíbulo,

En la que me advierte de que el sol está de luto,

Que pronto lloverá en los maizales,

Y los sueños se ahogarán en un pozo de mentiras.

Nada he podido hacer para detenerle.

Le esperaban el frío y la muerte.