21. may., 2016

Está árida la tierra

Está árida la tierra.

Seco, el turbio río.

Los pájaros se acercan a mirarlo con miedo y estupor.

Sopla un viento que agosta la mañana.  

El paisaje es lento y estéril.

Se murieron las últimas rosas de la tarde,

Porque la lluvia ya no es su compañera.

Los árboles ya no dan sombra a los viejos.

Pasan las horas sin que nadie se queje,

Sin que nadie dé la señal de alarma

A los vigilantes del bosque.

Está arida la tierra,

Y yo me desvelo porque no veo más que rostros errantes,

Que mendigan agua y unas cuántas promesas.

El polvo se extiende sin piedad,

Como la herida por el cuerpo inerme.

Está árida la tierra,

Y la sangre sale a borbotones.