3. abr., 2016

Esto es amor

Desear una cumbre,

Algo infinito que amanece cada día.

Un paisaje, un lugar insospechado,

Un sueño que se estrella en el espejo.

Divisar la belleza entre las rosas marchitas,

En el rostro cansado y agrietado

Del hombre que suspira allá, a lo lejos.

Vivir sin otra meta que la luna

Es algo arduo, intrincado, pero al fin

Lo menos doloroso.

Arriesgarse cada día por alcanzar la herencia,

Aunque los años duelan,

Y los brazos pesen como muertos.

Desear una cumbre.

Esto es amor.

Lo otro es cobardía.