21. feb., 2016

Lejos, cerca

Lejos, cerca.

Tu voz abarca todo el dia.

Cuando noto el cansancio al final de la jornada,

Ella repite mi nombre

En un susurro más fuerte que el rayo y que la pena.

Cuando arrecia la soledad,

Tu voz me devuelve al paraíso,

De donde fui arrancada una mañana.

Cuando el dolor me secuestra,

Entre espinas y cadenas,

Tu voz me da las alas,

Y soy un pájaro en medio del océano.

Cuando todo es gris y la rutina pesa,

Como el alma entre las nubes,

Tu voz me conduce a un nuevo lugar: tus manos.