28. nov., 2015

El mundo

Una página en blanco,

Un vaticinio,

Alguien que se estremece en la noche,

La luna que se viste de quimera,

El dolor que pasa cabizbajo,

El invierno que vuelve con su hacha,

La paz que duerme bajo el puente,

El susurro del niño en una esquina,

La queja interminable de los viejos.

El mundo que crepita indefectible,

Inabarcable,

Insoslayable.

Se repiten las mismas ilusiones,

Se mueren las mismas esperanzas,

Se acaban todas las nostalgias,

Se olvidan todas las traiciones,

Se encienden nuevos horizontes.

La guerra y el amor firman un pacto,

Los hombres sueñan con las cumbres,

Siempre hay un corazón que late en la sombra,

Siempre hay alguien velando en el ocaso.

Y el mundo, que brilla allá a lo lejos,

Envejece de rabia y de ternura.