10. oct., 2015

Soneto

Hoy veo en un desván las hojas muertas,

Esas que un día amaron la belleza,

Que palparon el fragor y la certeza,

En la memoria permanecen yertas.

 

Ronda el silencio las calles desiertas,

El frío, la nieve esconden pobreza

El tiempo azota con fuerza y tristeza,

Estalla el miedo y se cierran las puertas.

 

Hoy oigo en el desvan soplar al viento,

Arder las últimas llamas del fuego,

Nadar al náufrago en el hundimiento.

 

Hoy siento en el desván el sosiego,

La noche se acaba y el desaliento

Se desvanece al clamor del ruego.