25. sep., 2015

Y en lo más hondo un ángel que suspira

Se hará la soledad más absoluta,

El silencio denso,

La opacidad y el miedo,

Lo desconocido,

Lo abrupto,

La herida que se extiende,

El tiempo jadeante,

La noche, siempre la noche,

La piedra imperturbable,

El dolor en el aliento,

El corazón en la sombra,

La niebla palpitante,

Un sueño que no cesa.

Habrá crepúsculos crepitando.

Más allá de la orilla y de los montes,

Habrá un otoño inmarcesible,

Una lluvia que se llevará el polvo,

Una tierra ávida de consuelo,

Navegarán los astros sin bandera,

Los rayos serán cada vez más bellos,

Un impulso sacudirá las calles aletargadas,

Bajo los árboles crecerán nuevos augurios,

Las fieras se ocultarán bajo la tierra.

Se hará la soledad más absoluta,

Y en lo más hondo un ángel que suspira.