1. sep., 2015

Contra la estepa

Cierro los ojos,

Para ver mejor el paisaje,

Para percibir sin pausa la luz prístina y silenciosa,

Para grabar, a fuego, en mi alma los rostros del enigma,

Para sacudir el polvo de mi conciencia,

Para no dejar que el sueño me desoriente y me pierda,

Para que las sombras huyan al conjuro de las rosas,  

Para que los laberintos se conviertan en promesas,

Para que nada desaparezca,

Y todo permanezca en el misterio,

En el prodigio de ser,

En el milagro que brota de la piedra.

Así, con los ojos cerrados,

Dejando fuera el frío y las tinieblas,

Dejando fuera los fantasmas y los ruidos,

Dejando que el silencio sea más fuerte que el miedo,

Dejando las heridas en su cautiverio.

Con los ojos cerrados,

Contra el viento,

Contra el fuego,

Contra la estepa.