29. ago., 2015

Nocturno

La noche es un beso sin futuro,

Un abrazo desesperado a las estrellas,

Un rincón que deambula por los sueños,

Un vestigio del amor, un cielo insomne.

 

La noche es oscura y duerme sola,

Aunque a veces los amantes la acompañen.

Recorre las calles solitarias,

Buscando palabras de consuelo.

 

La noche es voluble, intangible y etérea.

Espía a los mendigos y a los ciegos,

Que viven en una noche perpetua.

 

Pero la noche más profunda es la del alma,

Aquella que es abismo y precipicio,

Y permanece cuando ya no queda nada.