19. ago., 2015

Cuando el ruido amanece

El silencio abriga en las noches de invierno,

Sobre todo, cuando la soledad arrecia,

Y el frío cuenta las horas que avanzan,

Con sed implacable, al último sueño.

 

El silencio advierte al alma de la crueldad,

Que espía, casi siempre, por la noche,

Cuando el alma y el mar están desnudos,

Y no pueden defenderse de la muerte.

 

El silencio retiene la esperanza,

Abre las puertas que otros han cerrado,

Brilla como un rayo en la sombra infinita.

 

El silencio es certero, susurra historias,

Nombres de héroes que vienen de la lluvia,

Recuerdos que huyen cuando el ruido amanece.