18. ago., 2015

El horizonte

El horizonte es una vaga ilusión que nos hacemos los hombres al mirar al infinito.

Es la terca confianza de alcanzar lo inefable y desconocido,

Un deseo innato que brota cuando dormimos,

Es el destino que espera el beso de las gaviotas.

 

El horizonte se esconde cuando muere la esperanza,

Cuando la nostalgia empuja tras la más espesa niebla,

Cuando la tempestad arrecia y la soledad abruma,

Cuando las nubes deciden hacer acto de presencia.

 

El horizonte es impensable, desborda todo lo incierto.

Desde el exilio se añora y se recuerda,

Como si de un sueño imposible se tratara.

 

El horizonte es, a veces, el fin de todas las dudas,

Es el fuego que amanece, el camino que se pierde,

Es el último modo de abrazar el universo.