8. ago., 2015

Todo será pasado y pesadumbre

Siento el fragor que sube por tu vena

Destino ingrato, abrazo perdido,

Ave que vuela no sabe del olvido.

¿Dónde encontrar un corazón sin pena?

 

Encuentro tus huellas en esa arena,

Donde recuperé aquel sueño herido,

El arma del dolor, el cielo hundido.

Esconderé tu alma en la alacena.

 

Recordaré tus lágrimas crueles,

Tu vestido sin fin, tu incertidumbre,

Tus rayos galopando, tus corceles.

 

Veré el dolor unirse con la herrumbre,

No sabré del ocaso ni de mieles,

Todo será pasado y pesadumbre.