27. jul., 2015

Hace frío en mi sueño

Apareces en mis sueños,

Digna e indómita,

Como entonces,

Como aquellos claveles que temblaban en los balcones.

Hace frío en mi sueño,

Y tú me arropas en silencio.

Sin pedir nada a cambio,

Como entonces,

Como cuando eras real y no una sombra,

Y apartabas de mis sueños a los fantasmas.

Oigo tu voz,

Distante en la noche,

Que llega de cualquier parte.

Veo tus ojos y el dolor, que no distingue formas, ni luces,

La ternura de tus labios,

Tu cabello como olas extrañas y lejanas.

Tus manos, tersas y brillantes como la nieve

Y, sobre todo, tus palabras,

Siempre audaces contra el miedo y la desidia.

Mi soledad se viste de lluvia,

Hoy que el jardín está en silencio,

Hoy que te busco en el espejo,

Porque te has ido,

Sin ruido, sin equipaje, sin dudas.

Me queda solo tu imagen,

Evanescente e inquieta,

En un sueño sin paredes,

O un retrato, tal vez, que guardo bajo la almohada.