25. jun., 2015

El destierro

Me voy al destierro

Descalza y sin abrigo,

Con los ojos sin cielo.

Perdida en la niebla,

Pienso que ya es tarde,

Y no sé si me cabe todo en la maleta.

Desecho la nostalgia, los recuerdos que acuden a morderme,

La cama sin hacer, esa pereza con que miro a los árboles,

La tristeza que llueve sin descanso.

Me voy al destierro,

Y no oigo más que la furia de los trenes,

Me espía un pájaro con nombre de poeta,

Pero no cedo ante el chantaje de las nubes,

Que intentan vaciar mis sueños,

Los únicos que no mienten ni traicionan.

Me voy al destierro,

Dejando atrás el horizonte,

El asombro de los días,

Las noches con sus cumbres,

Los faroles de las calles sedientas de ternura,

Las rosas y sus cauces,

Tal vez, en un rincón, la amargura.

Me voy al destierro,

Sin envidia ni envidiada,

Aunque sé que volveré algún día,

A buscar ese mar que he olvidado