24. may., 2015

Feliz viaje

Feliz viaje,

Me dices desde el fondo de la tormenta.

Llévate  las espinas, los espejos, las espadas

Y déjame eso que tú llamas cielo y que solo los héroes  conocen.

Galopa en un instante por el oro y el cristal.

No permitas que te claven lágrimas de amianto.

Huye de la borrasca y del polvo.

Deja que te acaricien el huracán y el almendro.

Pisa, como un león, la turbia hierba.

Conocerás ciudades sin tregua

Y animales inhóspitos.

Niños lacónicos y miradas clandestinas.

Las torres te saldrán al paso,

Como una aventura en un suburbio lejano.

Tal vez, los puertos

Te despierten por la mañana

Con las sirenas de sus barcos

Y el temblor de sus mendigos.

No te inquietes si la lluvia no te moja,

Si el alacrán no te muerde,

Si el silencio no te envidia.

No te preocupes si hay piedras imprevisibles,

Si las hojas de los árboles son blancas,

Si el amor se va con otra luna.

Feliz viaje, y, cómo no, que nadie te arrebate el mar.