21. may., 2015

Hay cosas en la vida

                         A Maite Rovira

 

Hay cosas en la vida inesperadas:

una escalera de caracol,

Una puerta que chirría,

El adiós de una sonrisa,

Un retrato desesperanzado,

Una cicatriz que no se cierra,

La sangre que sigue golpeando,

El muro que se levanta entre dos vidas,

Un pasaje a un país lejano,

Una multa al alma por su silencio,

La niebla que secuestra al horizonte

Y el tiempo que delata al adversario.

Hay cosas en la vida inexplicables,

(Siempre hay rincones en los que refugiarse)

Que suceden de forma abrupta e insaciable,

Que vienen de la tempestad o de la rabia

Pero nunca se conoce su destino.

Solo el delirio puede descifrar estos misterios

Escondidos entre arrugas y papeles,

Entre dudas y sombras

O entre el ocaso y el mar.

Hay cosas crueles en la vida

Que hacen temblar,

Como el hambre o el frío.

Son golpes desatados,

Que brillan como ojos,

Cadenas que atan a la noche,

(El miedo se detiene y cobra fuerzas)

Hay cosas en la vida que solo la nieve las olvida.