26. abr., 2015

Polvo y piedra

Somos polvo y piedra.

Alguien nos preguntará un día

Por qué tanto miedo al vértigo,

De dónde procede nuestro paisaje,

A dónde vamos tan ciegos e incautos

Con quién compartimos nuestra ausencia,

De quién nos alejamos por la noche,

A quién acudimos en nuestros llantos y sombras

Hasta cuándo el olvido y el invierno,

Dónde acaban nuestras calles,

Cuál es nuestro silencio y nuestra roca,

Qué pájaro canta en nuestra madrugada.

Nosotros tendremos la respuesta

Que habremos arrancado al viejo sueño

Y, por si acaso, recitaremos el tempus fugit y el carpe diem,

O aquel soneto de la muerte que empieza:

Que fría es la mañana en mis desolados huesos,

Y dejaremos caer la moneda en la mano del pobre,

Como la lluvia cae en el desasosiego.

Así será nuestra respuesta:

Polvo y piedra, como la vida misma.