23. mar., 2015

La nostalgia

Hoy la nostalgia, más que nunca, está de duelo

Lamenta haber perdido en el bosque hechizado

Una lágrima, un duende, una paloma.

Le pregunta a las olas qué va a ser de ella

Si no tiene un lugar donde refugiarse,

Si le han cerrado la puerta el dragón y las luciérnagas.

Pero las olas la ignoran.

Pasea su pena por el páramo vestida de luna llena.

No tiene hambre ni sueño

Ni abrigo, ni paz

El olvido la acompaña.

No tiene amigos.

Todos le han vuelto la espalda:

El vagabundo, el viejo, el payaso

La nostalgia está de luto,

Mientras, las gaviotas vuelan

Por un mar desconocido,

Donde no hay ni pan, ni luz, ni recuerdos

Se queda muda y no sabe el porqué de ese desprecio.

Llora, pero las hombres no la escuchan.

Están demasiado absortos contemplando sus miserias.

La noche la ha excluido de los corazones tiernos

Y el amor, implacable, la ha condenado al cautiverio.