21. ene., 2015

Las calles

Más allá de las calles,

De sus ruidos y sus sombras,

Se divisan otras calles

Que nacen en un recodo del tiempo.

Son calles que viven en un horizonte sin dueño.

Muy cercanas y lejanas.

Por ellas se pasean los fantasmas, los héroes y las historias.

No fatigan y conversan con el sueño, su aliado más incierto.

Por eso, ni siquiera el viento se atreve a golpearlas.

Suelen volar sin permiso de las piedras,

Aunque a veces se esconden entre los pliegues del alma.

Su luz vibra en las paredes 

Y son más fuertes que el amor y que la muerte