14. ene., 2015

Te espero

Te espero,

Como siempre,

En la pendiente del día,

Cuando ya todo el mundo ha abandonado sus sueños

Y se sumerge en la mentira de otros sueños.

Te espero

Como si nada fuera a suceder,

Excepto un estallido que se arrepiente de su indomable ternura,

Como si no existiera el vértigo ni El jardín de las delicias,

Te espero

Desde la audacia y el miedo,

Aunque sé que este último me acecha y me acobarda.

Te espero también en el suspiro extenuado,

Frente al ruido y el paisaje desolado.