22. dic., 2014

No consigues engañarme ni engañarte

No consigues engañarme ni engañarte

En el misterio único de la noche, insalvable.

No conseguirás rescatar esas rosas que se han muerto en el mar de tu desidia

Porque la muerte nace antes que el alba

Y tú vives en la oscuridad de tu miseria.

Tu alma niega a las palomas

Aquel algo que olvidó la madrugada.

Y hoy ya no es ayer.

El tiempo no permite que regreses

Por un camino ingrávido e implacable.

Tu engaño ha sido el gran olvido

Donde te ha abandonado la noche.

Y aunque porfíes contra el viento

No llegará la mañana a tu ventana.